Chiloé, un territorio SIPAM

Download PDF

curantoSistemas Ingeniosos de Patrimonio Agrícola Mundial SIPAM, consiste en una denominación relativamente nueva de FAO y UNESCO, que busca reconocer y promover la conservación de sitios que poseen características agrícolas y culturales únicas en el mundo.

El patrimonio cultural aportado por estas comunidades campesinas es invaluable, sin embargo este no es el único aspecto que busca resaltar esta denominación. Ante los serios problemas que enfrenta en la actualidad el mundo, como la crisis alimentaria o el cambio climático, estos sitios ofrecen un repertorio amplio de prácticas que permiten dar respuesta y solución a estos problemas. Formas de cultivo sustentables, variedades adaptadas, uso eficiente de los recursos, conocimientos tradicionales, manejo de fertilidad y de plagas, son sólo algunos aspectos que resultan relevantes en este sentido.

A continuación se presentan las principales razones que permitieron que Chiloé recibiera esta denominación luego de un largo periodo de gestiones y de movilización de actores y de energías:

1. DIVERSIDAD DE IMPORTANCIA MUNDIAL

Al momento de la llegada de los primeros colonos europeos a la isla, las comunidades que la habitaban ya poseían una larga tradición en agricultura y ganadería. Al ser Chiloé una isla, siglos de actividad agrícola autóctona, sumado a la temprana incorporación de variedades y razas provenientes de otros territorios, hicieron de Chiloé un reservorio fundamental de agro-biodiversidad única en el mundo. Ejemplo de ello son el caballo chilote, el cordero chilote, la frutilla, la oca (tubérculo), variedades de ajo, grosellas y frambuesas, y una enorme variedad de papas nativas.

Estas variedades y razas tienen un importante valor cultural, ya que en torno a ellas se desenvuelven tradiciones comunitarias y una gama amplia de conocimientos acerca de la agricultura, el entorno natural y la historia de la Archipiélago. También poseen un valor práctico que debe ser reconocido mundialmente para hacer frente a los desafíos de la seguridad alimentaria, ya que se trata por lo general de variedades y razas adaptadas a condiciones de rigurosidad climática. A su vez las prácticas de cultivo campesinas dada su eficiencia, significan un aporte mayor para la producción de alimentos en otros lugares del mundo.

2. LA PAPA NATIVA, HISTORIA E IMPORTANCIA

La papa es uno de los cultivos de mayor importancia para la alimentación de la población mundial, luego de cereales como el trigo, el arroz y maíz. Considerando el protagonismo de este tubérculo, cabe destacar que Chiloé es reconocido como uno de los dos centros de origen del cultivo de la papa en todo el mundo. Esto quiere decir que en Chiloé, de forma independiente y por primera vez, se domesticó la papa iniciando así su cultivo. Tal es la importancia de este hecho, que hoy la mayoría de las variedades de papas que se cultivan mundialmente de manera industrial, provienen de la selección y modificación de variedades originadas en Chiloé, y llevadas al primer mundo por las agroindustrias.

Se estima que antiguamente la cantidad de variedades de papa en cultivo superaba los miles. Sin embargo este patrimonio se ha visto fuertemente reducido por eventos como plagas agresivas y la introducción de variedades y métodos de cultivo industriales que propenden hacía una homogenización de las variedades.

A pesar de eso, hoy en día aún son más de 400 las variedades de papa que se encuentran en uso en Chiloé, que por la particularidad de sus formas, sus colores y sus sabores, se están ganando un espacio importante en la gastronomía, el turismo y la alimentación en los mercados locales, nacionales e internacionales.

3. CULTURA Y CONOCIMIENTO TRADICIONAL

Chiloé es conocido por la particularidad de su cultura; mingas, tiraduras de casa, yocos, majas, curantos, celebraciones religiosas, palafitos, iglesias, y seres mitológicos, son sólo algunos de los elementos que componen este patrimonio rico y diverso. Es en base a esta cultura que las comunidades pueden reconocerse como parte de la identidad chilota, y por lo tanto pueden imaginar y actuar por un futuro común y compartido para el archipiélago.

Dentro de ese amplio universo cultural, se encuentra arraigado un profundo conocimiento tradicional. Dicho conocimiento es producto del trabajo de generaciones y generaciones de chilotes que han observado sistemáticamente su entorno social y ecológico para dar respuesta a los desafíos que cada época plantea, plasmando el proceso en historias, cuentos, mitos, canciones, textos y sobre todo en la tradición oral que los padres sucesivamente transmiten a sus hijos. Esto es particularmente claro en la agricultura, ya que abundan relatos y testimonios que hablan sobre el ganado y los cultivos, entregando información acerca de cómo se ha trabajado el campo desde tiempos remotos.

Pero el destino de este conocimiento no es el libro o el museo, porque su valor nos habla del pasado, pero también sobre el futuro, ya que nos ofrece claves y alternativas para la práctica de la vida cotidiana. Ejemplo de ello, es que en Chiloé hoy se están desarrollando nuevas variedades de papas adaptadas a la sequía, al tizón y otros problemas, en base a métodos tradicionales de reproducción de las papas, que fueron recuperados a tiempo desde la tradición oral y del conocimiento de los campesinos y campesinas más antiguos.

4. CONSERVACIÓN DINÁMICA

Sólo cuando las comunidades dan un uso práctico, racional y sustentable a su patrimonio cultural y natural, se abre el camino para su protección, ya que al valorarlo las personas se ven comprometidas a conservarlo. El concepto de conservación dinámica hace referencia a que la oportunidad de la conservación no radica sólo en el museo o en el bosque virgen, sino que también y sobre todo en la vida cotidiana de la población, con atención a sus necesidades y expectativas.

Como los tiempos y las exigencias del entorno cambian, se promueve bajo esta noción, que las personas innoven para mantener la vigencia de sus prácticas tradicionales, de sus productos y servicios, sin perder de vista el significado ni la historia que los respaldan. Es por esto que uno de los pilares principales de Chiloé como sitio SIPAM, es el desarrollo innovador de productos y servicios con identidad cultural, como la artesanía o la gastronomía, con altos estándares de calidad y con una inserción activa en los mercados.

5. INTEGRACIÓN DE SISTEMAS PRODUCTIVOS

Algo que llama fuertemente la atención de Chiloé, es su fuerte cultura vinculada al bordemar, al bosque y al campo, que permite a las familias campesinas combinar con naturalidad las actividades agrícolas, ganaderas, forestales y pesqueras. Al hacerlo no solo demuestran capacidad para desenvolverse en nichos ecológicos distintos y adaptarse a las particularidades de cada uno, sino que además son capaces de generar un intercambio de productos e insumos entre uno y otro sistema, obteniendo el mejor provecho de ellos.

Esta integración de actividades económicas, permite hacer frente a problemas como la falta de trabajo, malos años agrícolas, o la estacionalidad de los ingresos familiares. Sin ir más lejos, si es que en algo se vieron minimizados los impactos socioeconómicos de la crisis de la industria salmonera, fue gracias a esta tradición de integración y adaptación de las actividades económicas que permitió a un porcentaje mayor de la población volver a las ocupaciones del campo.

WordPress Themes